Skip to main content

Nace la Cátedra de Dolor Infantil URV-Fundación Grünenthal

La Fundación Grünenthal y la Universidad Rovira i Virgili han firmado un acuerdo de colaboración por el que nace la Cátedra de Dolor Infantil, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los niños y adolescentes con dolor. Se trata de la primera iniciativa de estas características que se pone en marcha en España, donde alrededor del 30% de la población infantil tiene problemas crónicos de dolor. “El dolor crónico interfiere en todas las áreas de actividad de los niños y de sus familiares. Por eso, es muy importante contar con una estructura especializada como ésta, que se dedique a la investigación y que explore y contraste alternativas que permitan mejorar esta realidad”, asegura el profesor Jordi Miró, catedrático de Psicología de la Salud de la Universidad Rovira i Virgili (URV), de Tarragona, y director de la nueva cátedra.

Bajo el lema ‘Investigar, compartir, mejorar’, la Cátedra de Dolor Infantil URV-Fundación Grünenthal desarrollará múltiples actividades relacionadas con la investigación, la transferencia del conocimiento y la sensibilización social, como es la formación a profesionales sanitarios, el diseño y desarrollo de programas específicos de investigación, la promoción del conocimiento sobre el dolor y el impulso de nuevas iniciativas para atender a niños y adolescentes con dolor crónico.

En el terreno formativo, se impartirán seminarios y jornadas científicas, presenciales y virtuales para los profesionales sanitarios. El profesor Miró explica que “en este colectivo existe cierto desconocimiento sobre cómo abordar esta enfermedad entre los más pequeños”.

En el ámbito de la sensibilización, “queremos dirigirnos a la sociedad en general a través de diferentes iniciativas, como la organización de sesiones educativas en escuelas, la promoción de la prevención de la discapacidad asociada al dolor crónico o la elaboración de materiales específicos de apoyo a pacientes y familiares”, apunta el director de la càtedra.

A corto plazo, la cátedra también quiere impulsar el desarrollo de instrumentos de medición del dolor dirigidos específicamente a niños y adolescentes, y concretar diversos proyectos de investigación, entre ellos: evaluar el impacto del tratamiento cognitivo en este tipo de pacientes y estudiar los factores de riesgo del dolor crónico quirúrgico en niños y adolescentes.

Consulte la noticia completa en el siguiente enlace